HISTORIA DE ESPAÑA – LA PREHISTORIA

HISTORIA DE ESPAÑA

España es uno de los países con más historia del mundo. Desde este blog vamos a ir contando como transcurrió, en que periodos se divide, y los hechos ocurridos.

PREHISTORIA

Cuando se habla de la prehistoria en la Península Ibérica, se refiere al periodo de tiempo comprendido desde la llegada de los primeros miembros del género Homo a la península ibérica, hace más de un millón de años, hasta la aparición de textos escritos, y la presencia de colonizadores fenicios, griegos y romanos, a partir del 1100 a. C., en las costas del Levante y sur peninsular.

La prehistoria se divide en tres periodos:

  • Paleolítico o Edad de piedra antigua: se divide en tres etapas: Paleolítico Inferior, Medio y Superior. Comienza con la aparición de las herramientas.
  • Neolítico o Edad de piedra nueva: comienza con la extensión de la agricultura como principal modo de obtener alimentos. Ocurrió hace 5.000 años.
  • La Edad de los Metales: comienza con la aparición de los metales. Subdividida en tres periodos: Edad del Cobre, del Bronce y del Hierro.

Las etapas del paleolítico se dividen según la capacidad tecnológica a la hora de trabajar los instrumentos de piedra.

PALEOLÍTICO INFERIOR

La presencia de homínidos en la península Ibérica  se remonta a hace 1,2 millones de años. Fueron los pobladores más antiguos que vivieron en Europa. Los primeros restos de estos pobladores fueron encontrados en la Sierra de Atapuerca (Burgos). Aparecieron huesos y piezas dentales de al menos seis individuos. Fueron los restos del llamado homo Antecessor. Los arqueólogos pudieron determinar que Europa estaba habitada mucho antes de lo que se pensaba.

Los  pobladores vivían de la caza y la recolección .

PALEOLÍTICO MEDIO

Durante esta época vivieron los neandertales , y la llamada cultura musteriense. Este periodo comprende entre los 100.000 y los 30.000 años. Eran también cazadores-recolectores pero con técnicas más avanzadas de caza que les permitían atrapar piezas mayores. Tenían una mayor especialización y mayor diversidad de utensilios.

La Península Ibérica cuenta con numerosos restos de raspadores de piedra, para limpiar las pieles y afilar los cuchillos de piedra. Destacan los de Gibraltar, son los primeros documentados de este tipo humano; y los fósiles de La Carihuela (Granada), Banyoles (Gerona), y Cova Negra (Játiva).

PALEOLÍTICO SUPERIOR

Esta etapa se desarrolla desde hace 35.000 hasta 8.000 años. En ella habitó el homo Sapiens, que durante algún tiempo convivió con el homo Neanderthalensis, hasta que este último se extinguió . El número de yacimientos del homo Sapiens es muy abundante, lo que indica un aumento considerable de la población, debido a una dieta más diversificada, que incluía, además de la caza y la recolección, la pesca y el marisqueo.
Durante  este período aparecen los propulsores de madera, que lanzaban pequeñas lanzas de hueso llamadas azagayas, las láminas de piedra para las lanzas, los arpones de hueso para pescar, agujas de hueso para coser y perforadores de piedra para atravesar  pieles.  Se protegían del frío con prendas que confeccionan con pieles de animales, no muy diferentes a las actuales.

Estos hominidos realizaron las primeras pinturas rupestres en cuevas, y las primeras estatuillas de venusque representan a mujeres y que se relacionan con  la fertilidad. Destacan las pinturas de las cuevas de El Castillo, Tito Bustillo y Altamira (Santillana del Mar). Con el descubrimiento de la cueva de Altamira en Cantabria, se ha podido estudiar cómo vivieron estos primeros pobladores. Esta cueva es una pieza fundamental en el estudio del arte Paleolítico.

NEOLÍTICO

Entre el año 6.000 y el 3.200 a.C., se desarrolla en la cuenca mediterránea el periodo Neolítico. Los yacimientos neolíticos más antiguos de la península ibérica se han datado en torno al 5700 a. C.

Debido al aumento de la población, y la disminución de la caza, se vieron obligados a cambiar la economía depredadora por la productora. Aquí comenzó la agricultura y la ganadería y con ello, la domesticación de animales. Como consecuencia los pobladores comienzan a establecerse permanentemente en un lugar, a esto los llamamos sedentarización.

Los primeros cultivos eran de trigo y cebada, se sabe por haber encontrado útiles como molinos de mano o molederas y semillas cultivadas. La ganadería se inicia con la oveja, la cabra y la vaca. Sus utensilios pasan a ser azadas, hoces, hachas y molinos de mano. Aparece la cerámica, esencial para el transporte, almacenaje y cocción de los alimentos.

El modelo de habitat más extendido era la ocupación de cuevas, como las de Nerja, y Albuñol, por ejemplo. Aún así, comenzaron a formarse los primeros poblados y con ellos las primeras ciudades. Algunos de estos se encontraban en lugares como La Draga en Bañolas, La Lámpara o Mas d’Is.

En la península se desarrolla la cerámica cardial, caracterizada por la decoración impresa con conchas de berberechos; la cerámica boquique o las incisas, los adornos los conseguían punteando con un punzón o algún tipo de sierra dentada. También durante este periodo se desarrolla una nueva forma de decoración pictórica el arte rupestre levantino.

Arte rupestre levantino


El conjunto del arte rupestre del arco mediterráneo en la península ibérica es un bien cultural perteneciente al Patrimonio de la Humanidad, desde el año 1998. Los yacimientos de este tipo de arte se encuentran en la mitad oriental de España. La mayoría están situados próximos al mar en la comunidad Valenciana y Cataluña.

La realizaban en las paredes de los abrigos rocosos, normalmente al descubierto. En estas pinturas representaban escenas de grupos con figuras humanas estilizadas y dinámicas

EDAD DE LOS METALES

Está dividida en tres periodos:

  • Calcolítico o Edad del Cobre  
  • Edad del Bronce
  • Edad del Hierro

El periodo calcolítico se desarrolla entre los años 3.200 y 1.800 a.c., caracterizado por el inicio de la actividad metalúrgica, con el uso del cobre. Los pueblos más desarrollados de la península Ibérica durante este periodo fueron los llamados pueblos de los Millares, en Almeria, y Vila Nova del Tajo, en Portugal.

Estos pueblos enterraban a sus muertos en tumbas colectivas de gran tamaño, lo que demostraba que entre ellos habían fuertes lazos de parentesco. Los principales dólmenes se encuentran en el sur, como el Menga (Antequera), el Romeral (Málaga).

La Edad del Bronce en la Península Ibérica transcurre entre el 1.700 y el 750 a.C. Se caracteriza por ser una sociedad dedicada a la agricultura y a la ganadería y en menor medida a la explotación de la metal. Dejan de lado las tumbas colectivas y pasan a ser individuales.

La Edad de Hierro transcurre desde el 800 al comienzo de la conquista romana en el 218 a.C. Durante esta etapa comienzan las colonizaciones de los pueblos mediterráneos por parte de los fenicios, los griegos y los cartagineses.

Con la Edad del Hierro llega el uso del hierro, la utilización del torno de alfarero, la aparición de los primeros textos escritos en lengua íbera, de los primeros textos que hablan de la Península Ibérica  y de los textos griegos que nos dan a conocer el nombre de los pueblos prerromanos que habitaban por aquel entonces este territorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies